¿Porque A Veces No Funcionan Las Afirmaciones?

¿Porque A Veces No Funcionan Las Afirmaciones?

Es imposible que aceptemos las cosas que deseamos si tenemos un programa en nuestro interior que nos lleva al fracaso.

¿Qué Tiene Que Ver El Perdón Con Nuestro Poder Para Manifestar?
Cómo Piensan Los Ricos: Pensamiento #20
Date Permiso De Hacer Realidad Tu Sueño

Es muy importante que descubramos de donde vienen nuestras creencias ya que la única forma de eliminar esas creencias falsas es visitando el lugar en donde se originaron y de esta forma, darnos cuenta si esa creencia es cierta o falsa.

Por ejemplo, ¿porque es tan difícil decir afirmaciones y declarar lo que quieres y aun así nada cambia?

La razón es porque no es tu mente consciente la que está en control, es la mente subconsciente. Puedes decir “estoy sano” las veces que quieras, pero si el 95% de tu mente la ocupa la mente subconsciente y tienes creencias que van en contra de la salud, entonces el 95% de ti está reafirmando que no tienes buena salud.

La mayoría de nuestras creencias más básicas se generaron en nuestra mente a través de la observación o de una acción verbal, entre nuestro primer año de vida y los siete años de vida. Los niños aprenden de lo que ven mucho más que de lo que escuchan. Los mensajes que recibimos cuando somos niños a través de la observación se vuelven un molde para el resto de nuestra vida.

Tenemos dentro de nosotros un filtro que siempre está encendido y cuando recibimos nueva información, esa información es filtrada y si no está en acuerdo con nuestras creencias, la información será rechazada. El objetivo principal de la mente subconsciente es asegurar su propia existencia y prevenir cualquier cambio.

Por ejemplo, un maestro o un padre le dice a un niño de 5 años de edad “no eres inteligente” o “eres exactamente como tu tío, un bueno para nada”. A esa edad, ese mensaje se vuelve un programa muy poderoso que le va a durar para el resto de su vida y generara la creencia de que es una persona que no merece.

Cuando ese niño se convierta en adulto, ese programa será reforzado por cualquier crítica o burla. De hecho, ese adulto hasta distorsionara mensajes para que estén de acuerdo con la creencia de que no merece, aun cuando el mensaje no tenía esa intención. Ese mensaje que recibió cuando era niño, se vuelve un programa para el fracaso. Y aun cuando el adulto logre algo bueno, seguramente dirá “solo fue suerte” o “no creo que sea verdad, eso no me pasa a mí”.

Es imposible que aceptemos las cosas que deseamos si tenemos un programa en nuestro interior que nos lleva al fracaso.

Todas estas creencias, las formas de actuar y las creencias que heredamos de nuestros padres, se vuelven como el programa de una computadora que nos dicta que hacer. Es imposible cambiar estas creencias usando nuestra mente consciente.

Solo somos efectivos cuando somos los suficientemente sabios para saber que cuando queremos eliminar una creencia, la única forma es primero crear una nueva creencia que sustituya a la que queremos eliminar.

Desafortunadamente, la mayoría de nuestras creencias se basan en escasez, limitación y en no merecer.

El conflicto entre nuestra mente consciente y los programas de nuestra mente subconsciente se manifiestan también de otra forma: Encontramos trabajos en donde fracasamos, pero, aun así, permanecemos en ellos. Nos quedamos en circunstancias que no nos gustan. Pensamos que merecemos más, pero, aun así, no somos capaces de crear mejores circunstancias.

También, mucha gente que quiere dinero, especialmente la gente muy religiosa que tiene la creencia de que el mensaje de Jesucristo se basaba en sufrir, quieren dinero, pero no importa que tanto trabajen o que tanto hagan, permanecen pobres porque de cierta forma, tienen la creencia de que tener dinero es malo o va en contra de su religión.

En resumen, nuestras motivaciones inconscientes trabajan en nuestra contra. En nuestros primeros años de vida, absorbemos todas las actitudes, creencias, convicciones y formas de juzgar y actuar que observamos en nuestros padres y en la gente que nos rodea. Estas creencias, se vuelven un programa que controla nuestra biología por el resto de nuestra vida al menos que aprendemos a cambiarlas.

Entrada Reciente
Entrada Anterior

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0