Aprende El Hábito De La Felicidad

Aprende El Hábito De La Felicidad

Cuando conscientemente desarrollamos nuevos y mejores hábitos, nuestra imagen propia es como si creciera y ya no usa los otros hábitos porque ya no le quedan.

Si Vas A Creer En Algo, Cree En Ti Mismo
Tu Fortuna Comienza Contigo
Enfócate En La Solución, No En El Problema

Nuestra imagen propia y nuestros hábitos van de la mano. Al cambiar uno, el otro automáticamente cambia.

Nuestros hábitos son como ropa que nuestra personalidad usa y no tenemos estos hábitos por accidente, los tenemos porque esos hábitos le quedan a nuestra personalidad, así como una prenda de ropa le queda a nuestro cuerpo. Nuestros hábitos son consistentes con nuestra imagen propia y nuestra personalidad.

Cuando conscientemente desarrollamos nuevos y mejores hábitos, nuestra imagen propia es como si creciera y ya no usa los otros hábitos porque ya no le quedan.

Es importante diferenciar entre hábitos y adicciones. Las adicciones son algo a lo cual estamos casi obligados a hacer, lo cual causa que suframos intensos síntomas de retiro. Los hábitos, por otro lado, son reacciones o respuestas que hemos aprendido a hacer automáticamente sin tener que pensar en ellos.

Básicamente, el 95% de nuestro comportamiento y nuestras emociones son hábitos.

Nuestras actitudes, emociones y creencias tienden a convertirse en hábitos. En el pasado, aprendimos que ciertas actitudes o formas de pensar y sentir eran apropiadas para ciertas situaciones. Ahora, pensamos, sentimos y actuamos de la misma forma cuando nos encontramos en una situación la cual interpretamos como “más o menos el mismo tipo de situación”.

Lo que debemos entender es que estos hábitos, a diferencia de las adicciones, pueden ser modificados, cambiados o revertidos simplemente al tomar la decisión consciente y al practicar o actuar el nuevo comportamiento que nos gustaría mostrar.

EJERCICIO:

Como habito, te pones primero el zapato del pie derecho o del pie izquierdo. Habitualmente, amarras las agujetas de tu zapato pasando la agujeta de la mano derecha detrás de la agujeta de la mano izquierda o vice versa.

Mañana en la mañana, determina cual ese el zapato que tiendes a ponerte primero y como te amarras las agujetas. Ahora, conscientemente decide que durante los próximos 21 días vas a formar el nuevo habito de ponerte primero el otro zapato y amarrarte las agujetas de forma diferente.

Cada mañana que decidas ponerte los zapatos de cierta forma, permite que esto sea un recordatorio para cambiar tus otros hábitos de pensar, actuar y sentir durante ese mismo día.

Declara lo siguiente al empezar la mañana: “Estoy empezando el día de una forma nueva y diferente”.

Después, conscientemente, decide lo siguiente:

1)Voy a estar lo más feliz que pueda este día.

2) Voy a actuar de manera más amigable hacia todos.

3) Voy a criticar menos a las personas y voy a ser más tolerante con todos.

4) Voy a actuar como si el éxito es inevitable y voy a actuar como si ya soy esa persona que quiero ser.

5) No voy a permitir que mi propia opinión saque conclusiones negativas.

6) Voy a sonreír por lo menos tres veces.

7) No importa lo que pase, voy a reaccionar de forma calmada e inteligente.

8) Voy a ignorar y proteger mi mente contra toda la negatividad.

 

Este ejercicio es simple, pero cada una de las formas de actuar, pensar y sentir mencionadas en el ejercicio tienen una gran influencia en tu imagen propia.

Intenta actuar de esta forma durante los próximos 21 días y veras como la preocupación disminuye y la confianza y la felicidad incrementan.

Libro recomendado: Psychocybernetics

Entrada Reciente
Entrada Anterior

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0