¿Cómo Cambia El Cerebro La Meditación?

¿Cómo Cambia El Cerebro La Meditación?

Entender que pasa en el cerebro durante la meditación nos ayuda a comprender que estamos haciendo cuando nos sentamos a meditar.

El Efecto Del Observador
Domina Tus Pensamientos, Domina Tu Vida
La Técnica Para Cambiar Tu Conciencia

Entender que pasa en el cerebro durante la meditación nos ayuda a comprender que estamos haciendo cuando nos sentamos a meditar.

El cerebro es electroquímico. Cuando ciertas células se activan, intercambian elementos que llevan una carga y esto produce los campos electromagnéticos que tenemos a nuestro alrededor.

Esta actividad eléctrica pude ser medida usando encefalogramas y esto nos ayuda a entender que estamos pensando, sintiendo, aprendiendo, soñando y creando.

Sabemos que existen varias frecuencias de ondas en nuestro cerebro, las cuales van desde las de baja actividad como ondas delta hasta las ondas más altas, gamma, las cuales ocurren en estados elevados de conciencia.

Vamos a repasar cada una de estas ondas o frecuencias de nuestro cerebro para que puedas entender que hay una cierta frecuencia, en donde el cerebro puede ser reprogramado sin interferencia del ego.

Pero también, te voy a explicar porque es importante que cuando meditemos, nuestro cerebro sea como el cerebro de un niño.

Cuando un niño crece, la frecuencia que domina su cerebro progresa de delta a theta a alfa y luego a beta. Nuestro trabajo en la meditación, es ir de beta a alfa a theta y para aquellas personas más avanzadas, terminar en delta.

Delta- Desde cuando nacemos hasta los dos años de edad, nuestro cerebro esta en esta frecuencia, la cual trabaja de 0.5 a 4 ciclos por segundo.

Cuando entramos a un sueño profundo, estamos en delta y esto explica porque no recordamos esa etapa de nuestra vida y porque los bebes duermen constantemente.

Cuando estamos en delta, estamos básicamente viviendo a través de nuestro subconsciente. La información del mundo externo llega a nuestro cerebro sin ningún tipo de filtro, ya que la mente analítica no existe en esta edad.

Theta- De los dos años de edad a los seis años de edad, el cerebro empieza a demostrar más actividad. En esta frecuencia, la actividad es de 4 a 8 ciclos por segundo.

Esta frecuencia es un cierto tipo de trance y en los niños, esto se nota cuando observamos que viven casi todo el tiempo en su mundo interno y de imaginación.

Es por esto que, durante esta edad, un niño va a creer casi todo lo que le digas e igualmente, declaraciones como “los niños no lloran” o “es difícil ganar dinero” pueden quedarse plantadas en su cerebro ya que este tipo de declaraciones entran directamente a la mente subconsciente.

Es en esta frecuencia a la cual debemos llegar para cambiar nuestra mente subconsciente.

Alfa- De los cinco a los ocho años de edad, la frecuencia de nuestro cerebro vuelve a cambiar y ahora trabaja de 8 a 13 ciclos por segundo.

La mente analítica comienza a desarrollarse y en esta edad, los niños empiezan a interpretar y a sacar conclusiones acerca de la vida.

También, en esta edad el mundo interno es tan real como el mundo externo y es por eso que los niños de esta edad saben actuar y pretender que son Batman tan bien.

Beta-De los ocho a los doce años de edad y en adelante, el cerebro incremente su frecuencia aún más. Comienza a trabajar a más de 13 ciclos por segundo y cuando un niño hace la transición a volverse adolescente y después adulto, comienza vivir básicamente con su mente analítica.

Después de los 12 años de edad, la puerta entre la mente consciente y la mente subconsciente se cierra.

En el caso de los adultos, trabajamos al revés.

En este momento al estar leyendo esto, tu cerebro esta en beta y es en esta misma frecuencia la cual tu cerebro trabaja todo el día (estar todo el día en esta frecuencia puede causar mucho estrés).

Ahora, digamos que cierras tus ojos y comienzas a dirigir tu atención a tu interior. Como empiezas a recibir menos información de tu mundo externo, tu cerebro comienza a trabajar más lentamente y empiezas a entrar a alfa. Te empiezas a relajar y tus preocupaciones de tu mundo externo empiezan a desaparecer ya que estas pensando y analizando menos.

Los adultos entramos a theta cuando estamos en un estado “medio dormidos”, por ejemplo, cuando recién abrimos los ojos en la mañana o justo cuando nos estamos quedando dormidos en la noche. Esta frecuencia es la ideal para reprogramar nuestra mente subconsciente y es por eso la importancia de decir afirmaciones positivas justo antes de dormir, ya que la puerta entre la mente consciente y la mente subconsciente se abre.

Por último, delta, en los adultos, ocurre cuando estamos profundamente dormidos y en esta frecuencia, no hay conciencia y es ideal para que el cuerpo se restaure.

Como puedes ver, cuando entramos a niveles más lentos de frecuencia, empezamos a entrar a nuestro mundo interno, el mundo de la mente subconsciente. Pero lo mismo ocurre si vivimos en beta todo el tiempo, comenzamos a vivir en el mundo externo todo el tiempo convirtiéndonos en personas materialistas, es decir, personas que ponen todo su enfoque en su cuerpo físico e intentan cambiar su vida con acción física, materia contra materia.

Entre más meditas, más fácil comienzas a tener acceso a los estados de alfa y theta.

Si quieres saber cómo distinguir cuando estas en que frecuencia, simplemente recuerda esto: si estas analizando mucho, estas en beta y estas en modo de sobrevivencia. Si estas relajado, presente en tu interior y te sientes coherente, estas en theta o alfa.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0