El Corazón Agradecido

El Corazón Agradecido

Podemos tener una vida feliz, sana y abundante, pero si tenemos una percepción de escasez, una falta de un corazón agradecido, entonces jamás podremos reconocer que la vida puede ser de esta forma. Cuando somos agradecidos, somos grandes personas. Cuando nos falta gratitud, nos volvemos pequeñas personas con pequeñas mentes viviendo pequeñas vidas.

Cómo Desarrollar Tu Fe
¿Que Es La Compasión?
¿Qué Significa Participar En Este Universo?

¿Cuál es una de las herramientas más grandes que tienes a tu disposición para mejorar tu vida? Si realmente te examinas por dentro, encontrarás que el poder de controlar conscientemente tu vida es la herramienta más grande que tienes para transformar tu vida. Nada va a satisfacerte o hacerte feliz hasta que disfrutes de la libertad que surge de tomar control del mundo interior de tu mente y de tus emociones.

Aun así, muchas veces permitimos que eventos externos, personas, cosas y las condiciones económicas tomen control de nuestra vida.

El poder de la gratitud es un poder que nos ayuda a controlar nuestra vida, ya que la gratitud, aparte de ser una emoción, también es una energía. Es una energía que nos permite conquistar cualquier dificultad.

La gratitud, también, es una de las claves de la prosperidad. Muchas veces, consideramos que la gratitud es una obligación; alguien nos regala algo y por educación, debemos decir “gracias” e igualmente debemos estar agradecidos con Dios por todo lo que recibimos y todo esto es correcto, sin embargo, la gratitud es un requisito para prosperidad en todas las áreas de la vida.

Sabemos que la gente se enoja cuando no damos las gracias, pero la realidad es que Dios no se enoja si no le das las gracias. Dios es impersonal y demasiado universal como para depender de que seamos agradecidos. La gratitud, más bien, permite que nuestra conciencia se expanda y nos mantenga unidos con el flujo universal, por el cual recibimos milagros y abundancia en todas las áreas de nuestra vida.

Es por esta razón que la gratitud es tan importante y es tan importante estar agradecidos aun cuando la vida parece que no está a nuestro favor, porque estar agradecidos nos mantiene en la conciencia correcta de la sustancia universal. Así que realmente no se trata de dar gracias por cosas, sino siempre tener un corazón agradecido. Tener un corazón agradecido es la clave de la prosperidad.

El filósofo Platón dijo hace más de 2500 años que “una mente agradecida es una gran mente, la cual eventualmente atrae a si misma grandes cosas”. La persona agradecida es una gran persona porque es como si ha encendido las luces de su interior. El corazón agradecido es lo que abre el flujo de la abundancia y se vuelve una fuerza que atrae a si mismo grandes cosas.

Hay un antiguo dicho que dice que un burro puede cargar una gran carga de oro en su espalda y jamás saber su valor, solo siente el peso. De misma forma, nosotros a veces solo sentimos el peso de nuestras circunstancias, sin apreciar el valor de ellas. Cuando caminamos con la cabeza hacia abajo como el burro afligido por el peso que carga, percibimos solo un mundo de limitación y escasez, atrayendo a nuestra vida situaciones que reflejen este punto de vista.

Rezar por prosperidad desde una emoción de queja o desesperación solo hace que el problema crezca. Podemos rezar para mejorar nuestra condición económica, pero si nos sentimos pobres, esa conciencia de pobreza es la que proyectamos al universo.

Recuerda, la gratitud es una emoción, pero también es una energía. No necesitas nada externo para sentirte agradecido, simplemente invoca en tu interior el deseo de sentir gratitud.

Podemos tener una vida feliz, sana y abundante, pero si tenemos una percepción de escasez, una falta de un corazón agradecido, entonces jamás podremos reconocer que la vida puede ser de esta forma. Cuando somos agradecidos, somos grandes personas. Cuando nos falta gratitud, nos volvemos pequeñas personas con pequeñas mentes viviendo pequeñas vidas.

Cuando eres agradecido, te vuelves una persona atractiva, no solo en tu apariencia física sino en las relaciones que tienes con los demás. Activas una energía vital que atrae a tu vida oportunidades, trabajo y un flujo abundante de la sustancia universal.

Libro recomendado: Spiritual Economics

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0