¿Estás Pidiendo Sabiendo Que Vas A Recibir?

¿Estás Pidiendo Sabiendo Que Vas A Recibir?

Cuando realmente sabemos que estamos comunicándonos con el campo quántico en su mismo lenguaje es cuando entramos a un estado diferente de conciencia y este estado se vuelve el espacio vacío en donde nacen los milagros y las manifestaciones de nuestros deseos.

La Importancia De Aprender A Soñar Conscientemente
Cambia Tus Condiciones Creando Nuevas Imágenes Mentales
El Uso Correcto De La Fuerza De Voluntad

Se dice que cuando pidamos, debemos pedir sabiendo que ya hemos recibido.

Gregg Braden, en su libro “The Divine Matrix”, nos recuerda que el verso original de ese fragmento en la Biblia en realidad decía que a parte de pedir sabiendo que hemos recibido, también decía “Pide sin motivo oculto y siente como la respuesta te envuelve- Permite que tu deseo te envuelva y tu felicidad este realizada”.

Con estas palabras, se nos recuerda que el principio quántico nos dice que la emoción es el lenguaje para dirigir y enfocar nuestra conciencia. Es un estado de ser en el cual estamos, no es algo que debemos hacer durante ciertas horas cada día.

La emoción es el lenguaje del campo quántico, pero también hay que tener claro que no cualquier emoción es suficiente.

Necesitamos estar en un estado de conciencia que nos permita hacer una posibilidad quántica una realidad. Debemos estar en un estado de conciencia que no sea a el mismo al que hemos estado acostumbrados a vivir todos los días.

Cuando se dice “pide sin motive oculto”, esto se refiere a que lo que sea que estemos pidiendo, debemos asegurarnos de que no lo estemos pidiendo de parte de nuestro ego.

El gran secreto para hacer que nuestro enfoque y nuestra imaginación se hagan realidad es que debemos enfocarnos sin estar atados al resultado que nuestro ego quiere. En otras palabras, debemos orar o rezar sin ningún juicio de cómo debe ocurrir o como debe llegar eso que queremos.

Parece ser que este es el obstáculo más grande para manifestar. Parece ser que muchas veces lo que queremos es lo que el ego quiere. Si no fuera lo que el ego quiere, entonces realmente no nos importaría de qué forma vamos a recibir eso que queremos.

Debemos saber que tenemos un poder interior capaz de alterar nuestra realidad y al mismo tiempo, no darle tanta importancia al cómo, ya que este poder sin ningún tipo de juicio es lo que nos permite ser más efectivos en nuestras meditaciones y oraciones.

Cuando meditamos o cuando hacemos una oración con la mentalidad de que “debe funcionar”, estamos reflejando una emoción de necesidad, lo cual significa que aún no hemos recibido. Es como rezar todos los días por algo con una emoción de que aún no ha pasado o de que lo necesitas y esta reforzando la realidad de la situación que quieres cambiar.

A esto se refiere con “estar envuelto de tu deseo”. Debemos primero sentir en nuestro corazón la emoción de lo que sea que queremos, ya sea salud, abundancia o paz como si ya existen, justo en este momento.

Debemos hablar con el universo de una forma significativa y esto lo logramos cuando sentimos la emoción en el presente, cuando todo el tiempo estamos envueltos en esa emoción.

En esta emoción, pasamos de ser testigos a ser creadores de nuestra realidad.

Cuando realmente sabemos que estamos comunicándonos con el campo quántico en su mismo lenguaje es cuando entramos a un estado diferente de conciencia y este estado se vuelve el espacio vacío en donde nacen los milagros y las manifestaciones de nuestros deseos.

Libro recomendado: The Divine Matrix

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0