Esto Explica Las Peligrosas Consecuencias Del Pensamiento Negativo

Esto Explica Las Peligrosas Consecuencias Del Pensamiento Negativo

¿Que es lo que causa que los niveles de cortisol incrementen tanto? La respuesta es nuestro pensamiento, especialmente, pensamientos que causan emociones de estrés, los cuales mandan señales de negatividad a través de las conexiones neuronales del cerebro. Causamos producción crónica de cortisol al poner nuestra atención en todo lo que nos estresa. El pensamiento negativo incrementa el cortisol aunque no haya ningún predador persiguiéndonos. A través del pensamiento, podemos incrementar los niveles de cortisol y producir efectos corrosivos que matan nuestras células y nuestro cuerpo.

Eres El Creador De Tu Destino
La Enfermedad Es Siempre Una Condición Falsa En La Mente
El Acceso A La Inteligencia Del Corazón

El cortisol es una de las dos hormonas principales del estrés, la otra hormona es la adrenalina. La adrenalina es cómo la hormona que nos ayuda a responder a situaciones de peligro. Cuando estamos estresados, esta hormona se activa inmediatamente.

Cuando esta hormona se activa, en menos de tres segundos, acelera nuestro corazón, contrae nuestros vasos sanguíneos y dilata nuestros pulmones. Esta hormona era lo que le daba a nuestros ancestros la energía para escapar del peligro.

El cortisol es la hormona del estrés de largo plazo. Constantemente está incrementando y disminuyendo. En las mañanas se eleva, permitiéndonos estar listos para el día y empieza a disminuir por la noche, permitiéndonos descansar.

Así como la adrenalina, el cortisol también se eleva en unos segundos cuando estamos estresados. El estrés interrumpe el ritmo del cortisol. Cuando estás escapando de un tigre, el cortisol se eleva al igual que la adrenalina y cuando estás preocupado, también se eleva.

Nuestros cuerpos fueron diseñados para tolerar el ritmo normal del ciclo del cortisol, pero no fueron diseñados para lidiar con altos niveles de cortisol todos los días. Los niveles altos de cortisol causan los siguientes efectos en el cuerpo.

  • Alta presión sanguínea
  • Muerte de neuronas en el cerebro
  • Enfermedades de corazón
  • Falla en la reparación de células
  • Envejecimiento acelerado
  • Alzheimer
  • Fatiga
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Falla en la habilidad de sanar heridas
  • Falla en la reparación de huesos
  • Disminución de células madre
  • Reducción de masa muscular
  • Incremento de arrugas en la piel
  • Grasa en la cintura
  • Osteoporosis

Con el tiempo, los niveles altos de cortisol interrumpen el metabolismo de las células y esto hace que una cantidad excesiva de calcio entre a las células del cerebro y produzcan radicales libres, los cuales son las moléculas más toxicas para el cuerpo. Los radicales libres son la causa de muchas enfermedades y del envejecimiento rápido.

Los niveles altos de cortisol también descomponen nuestra mitocondria, las cuales son células que son como fabricas de energía en el cerebro y esto hace que nos sintamos cansados constantemente. No solo eso, el cortisol también mata las neuronas del hipocampo del cerebro, la cual es el área del cerebro que se encarga de regular las emociones, la memoria y la habilidad de aprendizaje.

El cortisol también produce ondas beta en el cerebro, las cuales son como la firma del estrés y la ansiedad.

¿Que es lo que causa que los niveles de cortisol incrementen tanto?

La respuesta es nuestro pensamiento, especialmente, pensamientos que causan emociones de estrés, los cuales mandan señales de negatividad a través de las conexiones neuronales del cerebro.

Causamos producción crónica de cortisol al poner nuestra atención en todo lo que nos estresa.

El pensamiento negativo incrementa el cortisol aunque no haya ningún predador persiguiéndonos.

Nuestro cerebro es tan increíble que puede pensar en algo que ya pasó o en algo que jamás pasará y aun cuando pensamos en algo que jamás pasara, nuestro pensamiento tiene la habilidad de enfocarse en ese escenario negativo y producir las mismas consecuencias que si fuera un tigre persiguiéndonos todos los días.

A través del pensamiento, podemos incrementar los niveles de cortisol y producir efectos corrosivos que matan nuestras células y nuestro cuerpo.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0