Tu Fortuna Comienza Contigo

Tu Fortuna Comienza Contigo

Tu fortuna comienza contigo, no con la lotería u otro tipo de suerte. Solo hay una forma de crear tu propia suerte y es cambiando tus pensamientos.

¿Porqué Se Terminan Los Milagros?
El Final Del Drama De Tu Vida
¿Quién Controla Tu Destino?

Es un gran momento en tu vida cuando descubres que pasan cosas en tu alrededor, pasan cosas en tu vida, pero las cosas que más cuentan son las cosas que pasan en tu interior.

Vivimos en un mundo de conciencia, la cual es la suma total de todos los pensamientos de tu mente y puedes controlar lo que entra a tu mente. A veces no es fácil, pero es posible.

Eres como un imán que esta todo el tiempo atrayendo a ti mismo cosas, personas y circunstancias que correspondan a la naturaleza de tus pensamientos. En otras palabras, estas donde estás en tu experiencia de vida, en tus condiciones de dinero, en tus relaciones, por lo que eres en conciencia.

Si estás dispuesto a tomar responsabilidad total por tu vida, entonces date cuenta que puedes cambiar tu conciencia y esto cambiara las experiencias de tu vida.

Tu prosperidad o escasez siempre refleja el nivel de tu pensamiento. No hay otra forma de ver esto, tu fortuna, ya sea buena o mala, comienza contigo.

Las crisis económicas, las recesiones o depresiones, te afectan solo al grado de tu reacción de miedo o fe. Tú no eres el responsable de la situación económica de tu país, pero si le das realidad a una crisis a través de tus pensamientos negativos o de estar constantemente quejándote y hablando de la crisis con otras personas, te vuelves sincronizando a un flujo de energía que empieza a influir tu vida, reflejando esa crisis en tu propia vida.

Esto es como estar en cuarto oscuro y prender el switch para encender la luz. Tu no estas creando la luz, pero el cuarto iluminado se vuelve tu experiencia al encender el switch.

Tu riqueza comienza en tu conciencia. Hay gente que se ha hecho millonaria durante crisis económicas; puedes volverte rico cuando es temporada baja o puedes volverte pobre cuando es temporada alta. Todo depende de tu conciencia.

En cuanto a tu prosperidad, es solo una cuestión de sumar y restar. Con tu pensamiento, estas todo el tiempo sumando positivad a tu vida o restando positividad de ella. El fracaso o la escasez en tu vida es el resultado de una sustracción constante la cual hace que te veas a ti mismo cada vez más y más chico.

Por otro lado, la prosperidad y el éxito son el resultado de estar constantemente sumando pensamientos y acciones buenas a tu vida.

Toma unos minutos y realmente pregúntate, “¿estoy sumando o restando?”.

Tus pensamientos negativos de miedo y preocupación son principalmente lo que más rápido restan de tu vida.

Debes tener la expectativa de recibir lo que quieres, pero no tengas la expectativa de recibir un milagro, más bien, date cuenta que toda tu vida es conciencia y si quieres un milagro, la única forma de recibirlo es con un cambio de conciencia.

La curación de una enfermedad que tienes, la prosperidad y el éxito por el cual has estado rezando, no son tanto milagros sino la aplicación de una ley que se centra en conocer al Dios que está dentro de ti, tu conciencia.

Una de las actitudes más limitantes que alguien puede tener es creer en la suerte. Ocasionalmente, alguien puede decir, “tuve suerte, mi oración fue contestada”, pero Dios no tiene nada que ver con la suerte. Creer en la suerte elimina la fe real y pone a dormir a tu poder interior.

Tu fortuna comienza contigo, no con la lotería u otro tipo de suerte. Solo hay una forma de crear tu propia suerte y es cambiando tus pensamientos.

Cuando te haces cargo de tu mente, en la conciencia creativa, cuando trabajas en armonía con la vida y no en contra de la corriente, cuando tu energía es positiva y con energía de amor, es cuando esta conciencia comienza a trabajar para ti y encontrarás que lugares de estacionamientos se vuelven fácilmente disponibles para ti, la gente corrupta te trata con honestidad, te llega una promoción en tu trabajo, te llegan clientes más grandes, conoces a alguien que te puede introducir a un inversionista, etc.

Todo esto no es nada más ni nada menos que el reflejo de un cambio de conciencia.

Libro recomendado: Spiritual Economics

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0