¿Qué Hacer Cuando Pensar Positivo No Es Suficiente?

¿Qué Hacer Cuando Pensar Positivo No Es Suficiente?

A veces, decirnos a nosotros mismos que nos sentimos bien y que estamos bien cuando en realidad no lo estamos se puede convertir en algo toxico.

Cómo Piensan Los Ricos: Pensamiento #8
Liberate De La Herida Que Controla Tu Vida
Navegando El Laberinto De Lo Desconocido

Hay una diferencia entre el pensamiento positivo y la emoción positiva.

El pensamiento positivo puede crear emociones positivas, pero no hay ninguna garantía de que esto pase. De hecho, un pensamiento positivo de una expectativa que no es nada realista puede llegar a ser algo corrosivo.

La decepción va en proporción a nuestros niveles de expectativa.

A veces, decirnos a nosotros mismos que nos sentimos bien y que estamos bien cuando en realidad no lo estamos se puede convertir en algo toxico.

Poder reconocer los riesgos en nuestra vida, imaginar las maneras en las que nos podemos adaptar a esos riesgos e imaginar soluciones nos ayudan a reducir la ansiedad sin la necesidad de caer en un espiral de negatividad.

Negar nuestros problemas no ayuda pero tampoco ayuda enfocarnos en ellos.

A veces, un pensamiento positivo a veces no nos ayuda a tener emociones positivas, así que debemos tener ciertas acciones, practicas y condiciones que nos ayuden a crear un beneficio a largo plazo.

Piensa en alguna situación que te haya paralizado por malas noticias o algún evento catastrófico. Seguro te acuerdas como empezaste a pensar miles de pensamientos negativos y a sentir miles de emociones negativas. Combatir un pensamiento negativo con un pensamiento positivo a veces no es la solución. Cuando tu mente esta fuera de control en una dirección, tratar de que empiece a girar a la otra dirección usando solo energía mental se vuelve casi imposible y muchas veces, lo que obtenemos al hacer esto es solo ansiedad.

Así que mas bien, debemos hacer una pausa e imaginar como nuestras acciones pueden estimular emociones positivas relacionadas a dar y a amor. Igualmente, cultivar practicas que creen emociones positivas durante días normales como la oración o expresar gratitud, puede ser como depositar dinero a nuestro cuenta bancaria emocional, para así estar mejor preparados para cuando un mal evento se presente.

La positividad no tiene que ser momentánea, pero al implementar nuevos hábitos en tu propia vida estos pueden tener un “efecto mariposa” en todas las áreas de tu vida.

Las diez emociones positivas principales son alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, inspiración, asombro, diversión y amor.

Las diez emociones negativas principales son enojo, culpa, desprecio, asco, pena, vergüenza, odio, tristeza, miedo y estrés.

EJERCICIO

Empieza todos los días con unas treinta ligas en tu bolsa.

Durante el día, cada vez que caigas en un pensamiento que te haga sentir una emoción positiva, pon una liga en tu muñeca izquierda y cada vez que caigas en un pensamiento que te haga sentir una emoción negativa, pon la liga en muñeca derecha.

Trata de no ser demasiado consciente en este ejercicio, simplemente nota durante el día cuando te sientas bien o mal y pon una liga en el lugar correspondiente.

Al final del día, compara tus dos muñecas. De esta manera, puedes empezar a notar patrones de actividades o experiencias que te hacen sentir ciertas emociones.

Una vez que puedas identificar emociones, puedes realmente preguntarte porque sientes esa emoción que estas sintiendo. Siente curiosidad por la emoción que estas sintiendo, especialmente si la emoción es negativa.

Las emociones negativas tienen una influencia mucho mas grande en nuestra vida que las emociones positivas. Así que muchas veces nuestra experiencia de vida o de cualquier momento de nuestro día se basa en nuestra perspectiva.

Y aun en esos peores momentos, debes preguntarte “¿qué pasaría si no existieran los errores? O “¿qué pasaría si algo positivo surge de esta experiencia negativa?”

Cuando encontramos el significado de lo que estamos sintiendo, estamos creando un atajo para encontrar la positividad, lo cual nos lleva finalmente a la fe.

Libro Recomendado: Emotional Equations

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0