¿Has Tenido Alguna Experiencia Mística?

¿Has Tenido Alguna Experiencia Mística?

Si alguna vez has estado escuchando una gran canción o has visto un increíble atardecer y simplemente sentiste como si por unos segundos desapareciste, entonces sabes cómo se siente cuando el ego desaparece por unos momentos y es en esos momentos cuando te das cuenta que eres parte de algo muy grande.

Las Palabras Que Pueden Transformar Tu Vida
El Enigma Del Dinero
Dios Te Habla A Través De Tus Deseos

Tener una experiencia mística no es tan extraño como parece, pero el primero paso para entender este tipo de experiencias es darnos cuenta que este tipo de experiencias nos pasan a todos.

El ser humano es un ser místico por naturaleza y hemos sido bendecidos con una energía interior que nos permite trascender.

Si alguna vez has estado escuchando una gran canción o has visto un increíble atardecer y simplemente sentiste como si por unos segundos desapareciste, entonces sabes cómo se siente cuando el ego desaparece por unos momentos y es en esos momentos cuando te das cuenta que eres parte de algo muy grande.

Como cualquier otra experiencia, este estado místico es posible gracias a una función neurológica. Específicamente, son el resultado de debilitar nuestro sentido de ser y el hecho de que este ser es como si es absorbido hacia algo más grande.

Nuestro cerebro pasa por muchos cambios durante una meditación, una oración o un ritual y estos procesos del cerebro son los que nos llevan a una experiencia espiritual. Pero también efectuamos estos mismos cambios en el cerebro en cosas rutinarias que no son espirituales pero las cuales hacemos frecuentemente.

Por ejemplo, imagina que es viernes y has terminado tu semana de trabajo. Para relajarte, decides preparar una tina caliente, encender unas velas y escuchar algo de música relajante. Inconscientemente, estas efectuando un ritual.

Las velas, el agua caliente, el vino se vuelve elementos que hacen que la mente sea informada que algo especial está ocurriendo.

Mientras te sigues relajando y sigues escuchando esa música, esos ritmos lentos y continuos de la canción encienden el sistema inactivo del cuerpo y esto causa que nuestro hipocampo frene un poco el flujo neuronal, lo que causa un estado de serenidad.

Si la música sigue y nuestro sistema inactivo continúa elevándose, esa serenidad se vuelve más intensa, lo que hace que el área de nuestro cerebro que se encarga de la orientación de nuestro cuerpo sea bloqueada y esto hace que sintamos que estamos siendo absorbidos por la música.

Otras actividades que pueden producir estos mismos estados son leer un poema, cargar o mecer a un bebe o rezar.

En cualquiera de estos casos, estos movimientos rítmicos causados por la música o un movimiento del cuerpo causan que esa área de nuestro cerebro que se encarga de la orientación deje de recibir flujo neuronal y la intensidad de la experiencia depende de que tan grande sea ese bloqueo neuronal.

Actividades como ver una pieza de arte, escuchar música, caminar por el bosque o concentrarse en algo por un cierto tiempo no son experiencias religiosas, pero neurológicamente, nuestro cerebro pasa por los mismos cambios que en una actividad religiosa o espiritual.

No importa la actividad, en una experiencia mística, todo depende de este bloqueo de flujo neuronal. Un bloqueo mínimo causa emoción de unión como grupos religiosos en una iglesia; un bloqueo más intense causa emoción de espiritualidad y unión y en actividades prolongadas en donde el bloqueo del flujo neuronal es mayor, se puede llegar a sentir éxtasis, trance o tener visiones hiper lucidas. Y por último, la intensidad más grande causa estados de unión espiritual.

Estos estados de unión espiritual no se pueden lograr a través de lo físico ya que el cuerpo humano no es capaz de aguantar una intensidad rítmica por tanto tiempo. Los místicos de la historia de la humanidad han entendido esto y por eso han aprendido enfocar su mente para que los poderes de la meditación los lleven a estados profundos de conciencia en donde esa unión con lo divino pueda ser lograda.

Algunos místicos meditan para obtener una mente súper enfocada mientras que otros meditan para no pensar en nada.

No importa la técnica, el objetivo es casi siempre el mismo: silenciar a la mente consciente y liberar nuestra presencia del ego, lo cual facilita tener una experiencia mística.

Libro recomendado: Why God Won’t Go Away

 

Entrada Reciente
Entrada Anterior

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0