La Abundancia Es Nuestro Estado Natural

La Abundancia Es Nuestro Estado Natural

La felicidad es lo que nos abre la puerta para recibir lo mejor de este universo.

El Miedo Ensucia Tu Mente
Enfócate En La Solución, No En El Problema
El Enigma Del Dinero

La abundancia es una palabra que usamos al referirnos a la expresión infinita de energía del universo. Dominar la abundancia significa dominar nuestra energía.

¿Como dominamos la abundancia?

  • Reconociendo este principio.

El principio de la abundancia es que la abundancia es el estado natural del universo. Ya que todo en este universo es energía, entonces sabemos que la abundancia es energía. La abundancia está a nuestro alrededor y es un suministro infinito y está disponible para cada uno de nosotros.

  • Manteniéndonos conscientes de las creencias que contradicen este principio.

La segunda parte de este principio se basa en que, si estamos viviendo una vida nada abundante, podemos concluir que nos estamos resistiendo a nuestro estado natural de abundancia.

Nos resistimos a este estado de abundancia al seguir creyendo las creencias que contradicen este principio.

La creencia más común es que debemos trabajar muy duro, sufrir y vivir un cierto tipo de vida para poder ser abundantes.

¿Cuanta gente, por ejemplo, cree que para tener mucho dinero deben tener un trabajo que no disfrutan pero que pague bien? El resultado de esta creencia es un trabajo que no disfrutamos.

  • Generando intención y compromiso

Nuestras creencias en la escasez son tan grandes que requieren mucha intención y compromiso para permitir que la verdad de nuestro estado natural llegue a nuestra mente consciente. Si no tenemos una intención clara, seguiremos creyendo las mismas creencias que van a continuar creando las mismas situaciones que contradicen nuestro estado abundante.

  • Dándonos cuenta de nuestra abundancia presente.

Mucha de la abundancia que creemos que deseamos de hecho ya la tenemos. Muchos de nosotros tenemos una abundancia en formas como amistades, elección de decidir que comer, ropa que ponerte, casa cómoda donde vivir, varias formas de transporte, oportunidades para viajar, diferentes formas de entretenimiento, variedad de libros, mascotas, etc. Pero nuestra tendencia es enfocarnos en lo que tenemos.

Esto nos lleva a otro principio, el cual examinaremos más adelante, pero es básicamente que aquello en lo que pones tu atención, se expande. Al notar la abundancia que ya tenemos, creamos espacio para recibir más. Al enfocarnos en lo que no tenemos, atraemos más escasez.

  • Practicando dar generosamente y recibir agradecidamente y siente gratitud por lo que ya tenemos.

Si la abundancia es energía y toda la energía es amor, entonces la abundancia es amor. La energía del amor quiere fluir libremente y estar en balance.

Apoyamos este flujo libre y balanceado al dar generosamente, recibir agradecidamente y sentir y expresar gratitud por todo.

La gratitud nos abre la puerta para recibir más de esta energía y la abundancia material es solo una expresión de esta energía.

  • Recordando el principio de causa y efecto

Este principio nos recuerda que las creencias generadas por nuestra mente analítica crean las circunstancias en las cuales el dinero y otras formas de abundancia llegan a nuestra vida.

Este mismo principio nos recuerda que nuestro conocimiento interior, nuestra conexión con esa inteligencia infinita, la cual escuchamos o sentimos cuando nuestra mente se calla, nos guía sin esfuerzo cuando la permitimos

  • Practicando no juzgar

Cuando dejamos de juzgar a la gente y a las circunstancias, liberamos energía para que la abundancia pueda fluir libremente en nuestra vida.

Al crear relaciones humanas de armonía con otras personas también abrimos la puerta a esta energía.

  • Siendo pacientes

Dominar la abundancia, al igual que dominar nuestra energía, es un proceso. Confía que el proceso ocurre en su tiempo perfecto y que, al mantener tu enfoque en el estado presente, aceleras este proceso.

Siempre y cuando este proceso se quede como un ejercicio intelectual, no vamos a lograr nada. Somos seres con emociones y la vida es un proceso de emociones.

Una manera de saber si estamos por el camino correcto es cuando nos sentimos felices. La felicidad no es un estado natural de la mente, sino del corazón.

Cuando sentimos felicidad, sabemos que estamos viviendo desde nuestro corazón.

La felicidad es lo que nos abre la puerta para recibir lo mejor de este universo.

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0