La Flama Del Deseo: Esencial Para Manifestar

La Flama Del Deseo: Esencial Para Manifestar

Las palabras que ponen al deseo en acción son “yo quiero” y para satisfacer ese “quiero”, la mente se pone a trabajar con toda su energía.

Todo Comienza Con Lo Que Te Dices A Ti Mismo
El Universo Puede Ayudarte
Hacer Muchas Cosas Al Mismo Tiempo Está Afectando Tu Vida

No solo debemos saber exactamente que queremos sino que también debemos quererlo con un deseo intenso. El deseo es esencial para poder lograr una manifestación de un deseo.

El deseo es la flama y la gasolina que activan a la fuerza de voluntad y la fuerza de voluntad jamás será efectiva, al menos que este respaldada por un gran deseo. El deseo le da a la fuerza de voluntad un motivo y no podemos activar nuestra fuerza de voluntad si no existe un buen motivo.

Cuando decimos que alguien tiene una gran fuerza de voluntad, por lo general significa que esa persona tiene un gran deseo. Ese deseo es tan fuerte, que hace que la persona active todo su poder y energía interna y la dirija o la enfoque hacia su objetivo.

El deseo tiene una influencia muy fuerte sobre todas las facultades de la mente y causa que estas facultades suelten todo su poder y que este poder sea dirigido hacia un objetivo claro y definido.

El deseo estimula el intelecto, inspira las emociones y libera a la imaginación. Sin deseo, no hay trabajo mental.

Las palabras que ponen al deseo en acción son “yo quiero” y para satisfacer ese “quiero”, la mente se pone a trabajar con toda su energía.

Sin deseo, no pensaríamos mucho y no actuaríamos tampoco ya que no habría ningún motive. El deseo es lo que hace que una persona actúe, ya sea mentalmente o físicamente y si se combinan estos dos tipos de acciones, mucho mejor.

La intensidad de la acción mental o física, es determinada por el grado o intensidad del deseo, es decir, que tanto deseas tu deseo. Entre más lo deseas, mas concentraras tu poder mental y lo dirigirás hacia ese objetivo.

El grado de fuerza, energía, fuerza de voluntad, determinación y persistencia es determinado por el grado del deseo, el grado de que tanto lo queremos.

Sin fe, es básicamente imposible manifestar un deseo. Si estamos llenos de duda y preocupación, no podemos activar el suficiente poder para hacer nuestro deseo más intenso.

La falta de fe paraliza al deseo. La fe, al contrario, libera la energía del deseo.

La fe motiva, promueve y mantiene la intensidad del deseo en el nivel más alto mientras que la duda y la preocupación paralizan y restringen la manifestación del deseo.

Libro recomendado: Riches Within Your Reach!

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0