La Peor Forma De Enfocarse En Algo

La Peor Forma De Enfocarse En Algo

No todo en nuestra vida es urgente, y aun así, a veces tratamos todas nuestras actividades como si lo fueran. Mantenemos nuestro pie en el acelerador todo el tiempo sin darnos cuenta que estamos dañando el motor.

La Puerta A Tu Subconsciente
¿Que Emoción Estás Sintiendo En Este Momento?
¿Qué Le Pasa Al Cerebro Cuando Envejecemos? Pt. 1

Si observamos a un grupo de leones descansando, podemos ver como se encuentran casi acostados, medio dormidos, sus músculos relajados, respirando lentamente. Cuando un grupo de gacelas aparece en frente de ellos, sus cabezas se empiezan a levantar lentamente. Pero el cambio verdadero empieza cuando los leones observan que una de las gacelas esta lastimada.

De repente, sin moverse, enfocan su vista en esa gacela y todas las gacelas y el alrededor desaparece de su enfoque.

Los leones han cambiado de una atención relajada a un enfoque intenso y como resultado, sus músculos se empiezan a tensar y el ritmo de sus corazones y ritmo respiratorio incrementa mientras se preparan para el ataque.

Esta forma de atención es una “atención reducida” o “enfoque reducido” y es como, sin darnos cuenta, la mayoría de la gente pone atención todo el tiempo no solo al mundo externo sino al mundo interno también.

Esta forma de enfoque se basa en enfocarse en una sola cosa, e ignorar todo lo demás.

La forma en la que ponemos atención tiene un gran impacto en nuestras ondas cerebrales. Diferentes formas de poner atención corresponden a diferentes frecuencias de ondas cerebrales.

La actividad de las ondas cerebrales se mide en un rango de 1 a 50 Hertz, lo cual representa los ciclos por segundo; entre más Hertz, más rápida la frecuencia.

Estas ondas cerebrales son la representación de nuestra actividad cerebral.

La actividad eléctrica de todas nuestras células del cerebro crea ritmos eléctricos llamados ondas, las cuales pueden ser medidas usando ciertos equipos como electroencefalogramas.

El rango de estas frecuencias es:

Delta (0.5-4 Hertz), es la frecuencia en la cual nos encontramos cuando estamos profundamente dormidos.

Theta (4-8 Hertz), es la más lenta y es producida en estados en los cuales estamos muy relajados o cuando nos estamos quedando dormidos.

Alfa (8-12 Hertz) también es producida durante estados de relajación, pero en los cuales estamos alertas (Esta frecuencia es la frecuencia ideal para acceder a la mente subconsciente.).

Las frecuencias activas como beta (13-50 Hertz) es en la cual estamos casi todo el día.

Esta forma reducida de enfoque es un forma o modo de emergencia de poner atención la cual incrementa la frecuencia de la actividad eléctrica del cerebro y también incrementa otros aspectos fisiológicos como los ritmos de respiración o ritmos cardiacos, lo cual afecta nuestras emociones y percepciones.

Mientras que esta forma de poner atención nos permite completar ciertas actividades, es realmente una forma muy cara que nuestro cuerpo paga ya que usar esta forma de atención causa estrés crónico.

Se necesita mucha energía para mantener este tipo de atención y nuestro sistema nervioso se vuelve inestable.

La evolución le dio al ser humano esta forma de atención para poder responder a situaciones de peligro o sobrevivencia. No hay nada malo en usar esta forma de enfoque cuando tenemos algo que completar, el problema está en depender en este tipo de atención y volvernos adictos a ella.

No todo en nuestra vida es urgente, y aun así, a veces tratamos todas nuestras actividades como si lo fueran.

Mantenemos nuestro pie en el acelerador todo el tiempo sin darnos cuenta que estamos dañando el motor.

Usar una atención de enfoque abierta nos permite operar nuestro vehículo (nuestro cerebro) de la forma más efectiva, sana y productiva.

Libro recomendado: The Open Focus Brain

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0