Lo Visible y Lo Invisible

Lo Visible y Lo Invisible

Considera por un momento el mundo material que ves a tu alrededor, incluyendo tu cuerpo. ¿Que es lo que causa todo esto que observas? Contempla por un momento quien es el que observa y se da cuenta toda esta materia a tu alrededor. ¿Quien es ese “yo” invisible” dentro de tu cuerpo? Para saber quien eres de forma autentica, debes entender que todo lo que te rodea es creado por algo que es invisible. Esto invisible es el espíritu, conciencia. Para la mayoría de las personas, saber que son espíritu y no materia realmente no es importante, porque piensan que hay cosas más grandes porque preocuparse como pagar la renta, pero, la realidad es que solo dándonos cuenta que somos espíritu es como podemos hacer que cosas tan simples como pagar la renta se vuelvan algo fácil ya que cuando sabes que eres espíritu, el proceso para manifestar se vuelve mucho más fácil ya que te vuelves un co-creador con esta inteligencia invisible para crear tu realidad. Vivimos en estos dos mundos simultáneamente. No estamos separados de ninguno y nuestra vida es una combinación de cómo participamos en los dos mundos y aunque seas ignorante al hecho de que existe un mundo invisible, esa ignorancia también afecta tu experiencia en el mundo visible.

Se Hará Realidad Según El Nivel De Tu Conciencia
Recibes Lo Que Aceptas
¿Quieres Ser Feliz? Deja De Ver Las Noticias

Considera por un momento el mundo material que ves a tu alrededor, incluyendo tu cuerpo. ¿Que es lo que causa todo esto que observas?

Contempla por un momento quien es el que observa y se da cuenta toda esta materia a tu alrededor.

¿Quien es ese “yo” invisible” dentro de tu cuerpo?

Para saber quien eres de forma autentica, debes entender que todo lo que te rodea es creado por algo que es invisible. Esto invisible es el espíritu, conciencia.

Cuando inobservas un gran árbol, pregúntate, ¿cual fue la inteligencia dentro del árbol que hizo que creciera de ese tamaño? El árbol empezó como una pequeña semilla, una semilla que se desarrolló hasta convertirse en un gran árbol. Nuestra mente anoticia y racional cree que dentro de la semilla debe haber algo que parezca un árbol, pero cuando se examina una semilla, encontramos que dentro de esta semilla no hay nada parecido a un árbol. Lo único que encontramos es materia de color café.

Si examinamos aun más esta materia café que esta dentro de la semilla, podemos llegar hasta el punto de las moléculas. Después átomos, luego electrones, luego partículas subatómicas hasta llegar al punto en donde ya no hay partículas, solamente olas de energía.

Nuestra conclusión seria que la semilla y el árbol tienen un creador invisible, un espíritu. La fuente de todo lo visible es algo invisible.

Esta inteligencia o fuerza invisible también es lo que está dentro de nosotros.

Para llegar a la realización de como es que nuestro cuerpo físico fue formado, podríamos decir que fue porque una gota de un protoplasma humano colapso con otro, pero si vamos más allá de este protoplasma humano, encontraríamos que lo mismo que pasa con la semilla del árbol.

Encontraríamos que solo hay energía, energía sin dimensiones y energía invisible. Este es nuestro ser original. Esta energía hace que nuestro ser sea un potencial, no un objeto.

Para la mayoría de las personas, saber que son espíritu y no materia realmente no es importante, porque piensan que hay cosas más grandes porque preocuparse como pagar la renta, pero, la realidad es que solo dándonos cuenta que somos espíritu es como podemos hacer que cosas tan simples como pagar la renta se vuelvan algo fácil ya que cuando sabes que eres espíritu, el proceso para manifestar se vuelve mucho más fácil ya que te vuelves un co-creador con esta inteligencia invisible para crear tu realidad.

Nuestra habilidad creativa se origina en lo invisible, en el mundo de la energía. No solo esta habilidad, también los planetas, estrellas, flores, animales, rocas, nuestras posesiones y todas las creaciones del universo.

Imagina que hay dos mundos en los cuales coexistes simultáneamente. Observa a tu alrededor y te darás cuenta de que este mundo es el mundo de la forma o materia. Ahora cierra tus ojos, ve a tu interior y te darás cuenta que este es el mundo de la dimensión invisible.

Vivimos en estos dos mundos simultáneamente. No estamos separados de ninguno y nuestra vida es una combinación de cómo participamos en los dos mundos y aunque seas ignorante al hecho de que existe un mundo invisible, esa ignorancia también afecta tu experiencia en el mundo visible.

El problema más grande para la mayoría de la gente es que han olvidado el hecho de que pueden participar en los dos mundos a la vez y que la calidad de nuestras experiencias dependen en nuestra habilidad de mantener balance entre estos dos mundos.

Pero este mundo invisible es mucho más que algo que está dentro de nosotros, es en realidad, lo que somos nosotros. Debemos superar nuestro condicionamiento que ha sido afectado por creencias religiosas que han perjudicado la vida de muchas personas al hacerlas creer que ellos no tienen el poder de crear su propia realidad o de que no tienen el permiso para entrar a este mundo invisible.

Cuando logres superar los obstáculos en tu mente que te prohíben cruzar la línea del mundo visible al invisible, es cuando tu ser invisible se vuelve el boleto para que te vuelvas el creador completo de tu realidad.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0