Los 4 Estados Mentales De Una Meditación

Los 4 Estados Mentales De Una Meditación

Alguien que practique una meditación en donde se concentra en un objeto, como una vela, por ejemplo, puede llegar a sentir como si está siendo absorbido por el objeto. Los budistas le llamas a este estado “appana samadhi”.

Esta Es La Emoción Que Crea
¿Porqué Se Terminan Los Milagros?
Transforma Tu Cuerpo Usando Tu Mente Subconsciente

Durante una meditación profunda o algún otro tipo de experiencia espiritual, nuestro cerebro entra o pasa por diferentes etapas.

La primera etapa se llama hiperquiscencia.

Esta es la etapa de relajación profunda. El cuerpo, por lo general, entra en esta etapa casi todas las noches cuando entramos a un sueño profundo, pero también ocurre durante ciertas etapas o fases de meditación.

Podemos alcanzar esta etapa a través de ciertos procesos de silencio como rituales de canto o de una oración en grupo.

En niveles más intensos, el cuerpo y la mente entran en un nivel de tranquilidad en donde no existe ningún pensamiento, emoción o sensación que entre a nuestra conciencia.

Los monjes budistas, describen un estado similar, al cual se llega a través de la meditación, llamado “upcara samadhi”, lo cual significa “acceso a la conciencia”.

La segunda etapa se llama hiperexcitación, lo cual es el lado opuesto a la primera etapa, hiperquiscencia.

En esta etapa, nuestro estado mental entra en un flujo de emoción y excitación, lo cual resulta en un estado de alerta o concentración extrema, excluyendo cualquier emoción o pensamiento externo.

Esta etapa la alcanzamos a través de diferentes tipos de meditación que se caracterizan por tener un ritmo continuo, como los rituales de baile de los místicos Sufi.

También se ha reportado que corredores de maratón o nadadores de largas distancias entran a este mismo estado mental. En algunos casos, una persona puede entrar en este estado mental espontáneamente, como un esquiador que baja una montaña a una gran velocidad o un piloto de un jet militar, quienes tienes que tomar decisiones en un instante y al mismo tiempo tienen que procesar enormes cantidades de información.

Las personas que alcanzan este estado mental sienten como si pasa una enrome cantidad de energía a través de su conciencia, resultando a lo que se le conoce como zona de “flow”.

La tercera etapa se llama hiperquisencia con excitación.

Bajo condiciones inusuales, una parte de nuestro sistema autonómico puede llegar a niveles tan intensos de actividad, que la reacción entre el sistema simpático y parasimpático llega a un límite. Como resultado, el sistema de excitación se vuelve altamente estimulado y esto es lo que causa estados alterados de conciencia.

En una meditación o una oración profunda, este estado mental puede resultar en una sensación de gran paz y felicidad, pero cuando los niveles llegan al máximo, podemos llegar a sentir un gran flujo de enorme energía.

Alguien que practique una meditación en donde se concentra en un objeto, como una vela, por ejemplo, puede llegar a sentir como si está siendo absorbido por el objeto. Los budistas le llamas a este estado “appana samadhi”.

La cuarta y última etapa se llama hiperexcitación inactiva.

Una estimulación máxima en el cerebro puede también tener un efecto opuesto a la excitación, en donde la excitación se vuelve inactiva. Esto resulta en estados de trance y a estos estados de trance entramos en una meditación en donde observamos o nos concentramos en un objeto por un estado prologando.

Libro recomendado: Why God Won’t Go Away

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0