Cómo Tu Pasado Se Vuelve Tu Futuro

Cómo Tu Pasado Se Vuelve Tu Futuro

La única forma de cambiar nuestro futuro es cambiando nuestra energía, cambiar nuestra señal electromagnética. En pocas palabras, cambiar nuestros pensamientos y nuestras emociones.

Transforma Tu Cuerpo Usando Tu Mente Subconsciente
4 Reglas Para Usar Tu Imaginación
Los 4 Estados Mentales De Una Meditación

Cuando tienes un pensamiento (o una memoria), una reacción bioquímica comienza a suceder en el cerebro, causando que el cerebro active ciertos químicos. Así es como literalmente los pensamientos se vuelven materia. Estas señales químicas hacen que tu cuerpo se sienta de la misma forma en la que estás pensando. Una vez que de te das cuenta que estas sintiéndote de alguna forma, entonces activas aún más químicos de tu cerebro que hacen que te sientas de la misma forma en la que estás pensando.

Por ejemplo, digamos que tienes un pensamiento relacionado al miedo y empiezas a sentir miedo. En el momento en que sientes miedo, esa emoción tiene una influencia y te hace pensar más pensamientos de miedo y esos pensamientos activan más químicos en el cerebro que hacen que sigas teniendo o sintiendo miedo. Esto se vuelve un ciclo vicioso ya que tus pensamientos crean tus emociones y tus emociones crean tus pensamientos.

Si los pensamientos son el lenguaje del cerebro y las emociones son el lenguaje del cuerpo, entonces este ciclo define tu estado der ser.

Cuando activas los mismos circuitos en el cerebro una y otra vez haciendo que tengas los mismos pensamientos de siempre, empiezas a hacer que tu cerebro trabaje de una forma definida. Como resultado, tu cerebro se vuelve un artefacto de tu pasado y en muy poco tiempo, se vuelve como algo automático.

Y si continúas sintiendo las mismas emociones una y otra vez, entonces estas haciendo que tu cuerpo viva en el pasado.

¿Que significa esto en nuestra vida diaria?

Si cuando despiertas en la mañana empiezas a sentir las mismas emociones de siempre, empiezas tu día en el pasado. Cuando comienzas tu día y recuerdas todos tus problemas, esos problemas están conectados con memorias del pasado y esos problemas o memorias crean emociones de tristeza, enojo, depresión, ansiedad, estrés, etc. Si esas emociones están creando pensamientos, entonces también estás pensando en el pasado. Y si esas emociones tienen una influencia en tus acciones y decisiones de todos los días, entonces estas actuando de manera predecible y vas a repetir lo mismo de ayer.

Si tomamos las mismas acciones todos los días con las mismas emociones y pensamientos, entonces esas acciones se vuelven un habito, el cual es un acto inconsciente o automático. Esto significa que básicamente, tu cuerpo está todo el día trabajando automáticamente e inconscientemente y lo peor de todo, es que el día de mañana repetirás lo que hiciste el día de hoy y lo que hiciste el día de hoy fue lo que hiciste el día de ayer.

En pocas palabras, estas creando un futuro predecible al repetir un pasado conocido y memorizado.

Tu cuerpo y tu mente están en lo conocido, en el futuro predecible y viviendo de esa forma, no permitimos espacio o una oportunidad para una nueva experiencia. De hecho, cuando algo nuevo pasa en nuestro día que nos saca de nuestra rutina, a veces nos molestamos porque nuestro cuerpo quiere vivir lo mismo que vivió el día de ayer y para el cuerpo, algo nuevo significa algo desconocido e incómodo.

Cuando vives una vida predecible, le cierras la puerta a lo desconocido. Lo desconocido debe emocionarte porque es algo totalmente nuevo.

Al vivir tu vida en el lado conocido, teniendo los mismos pensamientos, sintiendo las mismas emociones y tomando las mismas acciones, solamente estas recreando las experiencias que reafirman tu identidad. Con el tiempo, el cerebro se vuelve programado automáticamente y repetir esas experiencias es cada vez más fácil.

Este ciclo de pensamientos y emociones también tienen un efecto en nuestro campo electromagnético que rodea nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos siempre están emitiendo luz, energía o frecuencias que llevan un cierto mensaje, información o intención. Igualmente, recibimos información de ciertas frecuencias. Así que esto significa que todos los días estamos enviando y recibiendo la misma energía electromagnética.

Cuando tienes un pensamiento, las neuronas que se activan en el cerebro crean una carga eléctrica. Esos pensamientos también crean una reacción química que produce una emoción y esa emoción crea una carga magnética. Por eso pensamientos son eléctricos, emociones son magnéticas creando una señal electromagnética.

Las frecuencias de emociones elevadas o creativas como el amor, felicidad o gratitud tienen una frecuencia mucho más alta que las emociones de estrés, miedo o enojo.

Así que, si estamos recreando nuestro pasado día tras día, estamos emitiendo la misma señal electromagnética una y otra vez, lo cual significa que estamos enviando y recibiendo la misma información, creando más de lo mismo.

La única forma de cambiar nuestro futuro es cambiando nuestra energía, cambiar nuestra señal electromagnética. En pocas palabras, cambiar nuestros pensamientos y nuestras emociones.

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0