Nuestros Pensamientos Pueden Afectar Nuestro Pasado, Presente y Futuro

Nuestros Pensamientos Pueden Afectar Nuestro Pasado, Presente y Futuro

Ya que estamos conectados a través de distancia y tiempo, esto nos sugiere que nuestros pensamientos y emociones pueden influenciar eventos en nuestro pasado, así como en nuestro futuro.

Cómo Tu Pasado Se Vuelve Tu Futuro
Viviendo En El Mundo Quántico
El Miedo Se Manifiesta Rápido

Como todo en este universo, todos estamos, de cierta forma, conectados en un mar de información en una dimensión que va más allá de espacio y tiempo. No necesitamos tocar o estar cerca de ningún elemento físico del campo quántico para afectarlo o que este nos afecte a nosotros. Nuestro cuerpo físico es un patrón de energía e información, el cual esta unido con todo en el campo quántico.

Todos emitimos una señal energética. De hecho, cualquier cosa material emite patrones específicos de energía. Esta energía carga información. Nuestros estados mentales consciente o inconscientemente cambian esta señal cada momento porque somos mucho más que nuestro cuerpo físico; somos conciencia usando un cuerpo físico para expresar diferentes niveles de mente.

Otra forma de ver cómo estamos interconectados con este campo quántico es a través del concepto de enredo quántico. Este concepto básicamente nos dice que una vez que dos partículas están conectadas de alguna forma, siempre estarán conectadas más allá de tiempo espacio, Como resultado, cualquier cosa que le pase a una partícula, le pasa a la otra, aunque estén separadas por miles de kilómetros. Esto significa que como nosotros también estamos formados por partículas, estamos conectados más allá de tiempo y espacio. Lo que le hagamos a otra persona, nos lo hacemos a nosotros mismos.

Si analizas esta idea, te darás cuenta de que ese “tu” que quieres ser en un futuro está conectado con ese “tu” en este presente, en una dimensión más allá de tiempo y espacio.

Ya que estamos conectados a través de distancia y tiempo, esto nos sugiere que nuestros pensamientos y emociones pueden influenciar eventos en nuestro pasado, así como en nuestro futuro.

En Julio del 2000, el doctor Israelí Leonard Leibovici condujo un experimento, el cual involucró a 3,393 pacientes de un hospital. La intención del experimento era ver si rezar puede ayudarnos a sanar más rápido. Experimentos relacionados a la oración son un gran ejemplo de como la mente afecta la materia a distancia.

Este doctor seleccionó pacientes que se habían infectado durante su periodo de hospitalización. Aleatoriamente, seleccionó a la mitad de esos pacientes para que otras personas rezaran por ellos. Los resultados los dividió en tres categorías: cuanto duro la infección, cuanto duro su periodo de hospitalización y cuantos murieron a causa de esta infección.

Los pacientes que fueron seleccionados para que otros rezaran por ellos tuvieron menor grado de infección y su periodo de hospitalización fue más corto; la diferencia de muertes entre los dos grupos no fue tan significante estadísticamente, aunque fue mejor para aquellos pacientes por los cuales rezaron.

Lo extraño de este experimento es que no es normal que hayan 3000 casos de infección en el mismo hospital al mismo tiempo. ¿Cual fue el problema?
De hecho, la gente que rezó por estos pacientes no rezó por pacientes que fueron infectados en el 2000. Más bien, sin saber, estaban rezando por pacientes que estuvieron en el hospital de 1990 a 1996. Estos pacientes que estuvieron hospitalizados en los anos 90 mejoraron con un experimento años después.

Los pacientes por los cuales rezaron en el 2000 mostraron cambios positivos en su salud, ¡pero esos cambios ocurrieron antes del experimento!

Estos efectos son más que una coincidencia. Esto demuestra que nuestras intenciones, pensamientos, emociones y oraciones no solo afectan nuestro presente y futuro, sino también puede afectar nuestro pasado.

Esto nos lleva a preguntarnos: si rezamos o nos enfocamos en una mejor vida, ¿puede esto afectar nuestro pasado, presente y futuro?

La ley quántica nos dice que todos los potenciales existen simultáneamente.

Nuestros pensamientos y nuestras emociones afectan todos los aspectos de nuestra vida, mas allá de tiempo y espacio.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0