El Poder Del Presente

El Poder Del Presente

Si Einstein estaba en lo correcto de que no hay diferencia entre pasado, presente y futuro, ¿entonces porque nuestros cinco sentidos nos dicen lo contrario? La respuesta está en la forma en la que se nos ha enseñado a procesar nuestro mundo. Hemos sido condicionados a pensar de forma consecuencialmente desde que somos niños. Si observas a un niño comenzar a explorar el mundo, también podrás escuchar a sus padres decir algo como “no hagas eso, porque…” una y otra vez. El momento presente es el único momento en el cual tenemos el poder para manifestar. El ahora es nuestro punto de poder. Todos los momentos del pasado y del futuro existen simultáneamente en el presente. Ya que la causa de un evento y su resultado existen en el momento presente, podemos crear una realidad al elegir la causa o el efecto como el punto inicial. Puedes empezar con la causa (lo cual es lo que hace la mayoría de la gente, especialmente personas que no están familiarizadas con la física quántica y el poder de la mente) sabiendo que te llevará a un cierto efecto. Por ejemplo, puedes trabajar muy duro sabiendo que tu esfuerzo te llevará a una promoción en tu trabajo, lo que te llevará aun mayor ingreso, tu deseo. O, puedes comenzar con el efecto. Por ejemplo, mucha gente dice que será feliz solo cuando “algo” pase, pero uno puede crear esta realidad más rápido si se enfoca en sentir la emoción (el efecto) antes de la causa y vivir desde el punto de final del efecto, sintiendo con cada fibra de su ser esa felicidad y gratitud, lo cual seria lo mismo que sentirían si se enfocaran primero en la causa. En este momento, puedes ser la persona que siempre has querido ser. No necesitas una causa que te haga ser esa persona, simplemente utiliza el poder de la imaginación, de los pensamientos, de las emociones y haz que tu conciencia se transforme sin que tener que tomar los largos pasos de pasado, presente y futuro.

Usa Esta Ley y Logra Tus Objetivos Sin Esforzarte Tanto
Las 9 Emociones Que Nos Empoderan
Los Tres Ingredientes Para Que Tu Mente Acepte Una Idea

Si Einstein estaba en lo correcto de que no hay diferencia entre pasado, presente y futuro, ¿entonces porque nuestros cinco sentidos nos dicen lo contrario? La respuesta está en la forma en la que se nos ha enseñado a procesar nuestro mundo.

Hemos sido condicionados a pensar de forma consecuencialmente desde que somos niños. Si observas a un niño comenzar a explorar el mundo, también podrás escuchar a sus padres decir algo como “no hagas eso, porque…” una y otra vez.

Las consecuencias son siempre claras, si hacemos esto, vamos a obtener un cierto resultado. Se nos ha enseñado en pensar en causa y efecto, así que desde que somos niños y empezamos a aprender a hablar, también estamos aprendiendo a procesar la información de forma linear y nos damos cuenta cómo un evento fluye al siguiente y al siguiente.

Esta creencia en causa y efecto se expande cuando nos convertimos en jóvenes y adultos con responsabilidades y esta forma de pensar se vuelve algo normal.

Pero si eres un ser consciente, entonces también tienes la libertad de ver la vida de otra forma. Puedes dejar de pensar de esa forma y comenzar a aceptar el hecho de que el pasado no necesariamente crea el presente, más bien, el presente crea el pasado y el futuro.

El momento presente es el único momento en el cual tenemos el poder para manifestar. El ahora es nuestro punto de poder. Todos los momentos del pasado y del futuro existen simultáneamente en el presente. Cuando recuerdas algún evento, tu mente, la cual es afectada por tus creencias, ve los eventos que has pasado y elige aquellos que estén en acorde con lo que sea que estés buscando afirmar. Cómo te sientes en este momento presente cambia los detalles y las lecciones de tu vida.

Ningún evento de tu pasado está declarado como permanente. Estamos constantemente reorganizando nuestro pasado basándonos en nuestra interpretación en el presente. Decimos que las memorias cambian y desvanecen, pero no nos damos cuenta de que cada memoria, siendo un pensamiento que tienes en el momento presente, es una interpretación de un posible pasado. Igualmente, cada pensamiento que tienes en el presente altera tu camino de posibles futuros para tu experiencia de vida.

¿Pero cómo es posible que el presente no sea el efecto del pasado? Todos sabemos que, si ponemos la mano en una estufa caliente, nos vamos a quemar. En realidad, vivimos la experiencia de poner nuestra mano en una estufa caliente solo en el momento presente. El siguiente momento presente que vayamos a vivir va a depender en nuestro condicionamiento.

Con la realidad de que nuestra mano está en una estufa clienta, otras dos posibles realidades son creadas. Una es una realidad en donde no quemamos. La otra realidad es una en donde no nos quemamos. Está en nuestras creencias, pensamientos y emociones, los cuales solo existen en el momento presente, lo que instantáneamente decide que realidad será nuestro futuro. Podemos elegir entre cualquier posibilidad o potencial, pero la elección no es algo consciente, es algo instantáneo.

En el momento en que tomamos la elección, simplemente nos estamos moviendo a la realidad que más se alinee con nuestras creencias o expectativas. Cuando cambiamos nuestros pensamientos sobre lo que es posible en todas las áreas de nuestra vida, las cosas cambian. La próxima vez que se presente una elección con diferentes posibles realidades, naturalmente vamos a orientarnos a una nueva posibilidad, una que este alineada con nuestras nuevas creencias y expectativas.

La estufa caliente es un ejemplo de una elección inconsciente entre diferentes realidades. Ahora, piensa en los momentos en tu vida cuando si puedes hacer elecciones conscientes. Es en estos momentos donde puedes comenzar a practicar romper la expectativa de causas entre eventos.

Ya que la causa de un evento y su resultado existen en el momento presente, podemos crear una realidad al elegir la causa o el efecto como el punto inicial. Puedes empezar con la causa (lo cual es lo que hace la mayoría de la gente, especialmente personas que no están familiarizadas con la física quántica y el poder de la mente) sabiendo que te llevará a un cierto efecto. Por ejemplo, puedes trabajar muy duro sabiendo que tu esfuerzo te llevará a una promoción en tu trabajo, lo que te llevará aun mayor ingreso, tu deseo. O, puedes comenzar con el efecto. Por ejemplo, mucha gente dice que será feliz solo cuando “algo” pase, pero uno puede crear esta realidad más rápido si se enfoca en sentir la emoción (el efecto) antes de la causa y vivir desde el punto de final del efecto, sintiendo con cada fibra de su ser esa felicidad y gratitud, lo cual seria lo mismo que sentirían si se enfocaran primero en la causa.

En este momento, puedes ser la persona que siempre has querido ser. No necesitas una causa que te haga ser esa persona, simplemente utiliza el poder de la imaginación, de los pensamientos, de las emociones y haz que tu conciencia se transforme sin que tener que tomar los largos pasos de pasado, presente y futuro.

Siempre recuerda, es en el momento presente donde está todo tu poder.

 

 

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0