El Proceso de Creación De Forma Individual

El Proceso de Creación De Forma Individual

Para generar cualquier poder o atributo que deseemos nosotros como personas, debemos contemplarlo como algo que nuestro espíritu ya posee en el momento presente. Sabemos que, por la naturaleza del proceso creativo, somos uno con nuestro espíritu y por esta razón somos uno con todos los atributos del mismo espíritu y por esta razón, nuestra contemplación del poder del espíritu, por ejemplo, a través de la meditación, nos da el mismo atributo que el espíritu está contemplando. Hay solo un proceso creativo, el cual es el de la auto contemplación del espíritu y la forma de usar este proceso es contemplarnos rodeados de las condiciones que deseamos producir en nuestra vida. Esto no significa que debemos esforzarnos para crear estas condiciones y hacer que el poder funcione. Lo que tenemos que hacer es enfocarnos en la idea de un poder infinito dentro de nosotros que está produciendo las condiciones que correspondan a nuestra imagen mental, a nuestra auto contemplación y ya que este es el poder creador del universo, entonces procedemos confiando que este poder formará las mismas condiciones de nuestra imagen mental, produciendo el estado de conciencia que deseamos. En este proceso creativo, no hay esfuerzo, hay solo iniciativa y elección de parte de la persona. Selección al decidir que quieres y tomar iniciativa al dirigir tu pensamiento hacia aquello que deseas, estos son los únicos requisitos del poder creativo, nunca el esfuerzo. Este es el mismo proceso de creación en el universo, solo replicado en forma miniatura para el mundo de una persona en particular, así que debemos siempre recordar que este proceso creativo se basa en los principios fundamentales de la mente universal.

¿Qué Piensas De Ti Mismo Cuando Fracasas?
La Técnica Para Adquirir Fe
La Receta Ideal Para Tu Cerebro

Si hemos entendido el hecho fundamental de que el poder que activa al proceso creativo es la auto contemplación del espíritu y si nos damos cuenta de que nosotros como personas somos una reproducción del espíritu, entonces nuestra contemplación de este espíritu se vuelve la contemplación del espíritu desde un punto de vista individual. Si entendemos esto, entonces podemos entender que nuestro proceso para desarrollar poder y crear nuestra realidad consiste en contemplar a nuestro espíritu como la fuente o el origen de la cualidad o atributo que deseamos desarrollar en nuestra vida.

En este punto debemos tener cuidado de no cometer el error que mucha gente hace, el cual es creer que el espíritu a veces tiene poder y a veces no o que a veces responde o que a veces no, porque si hacemos esto, entonces estamos contemplando al espíritu como una fuente de poder que a veces funciona y a veces no y esta contemplación hará que en realidad esto se vuelva un hecho en nuestra vida.

Pero debemos entender que el espíritu ES el poder, ya que este poder se vuelve existente a través de la contemplación del propio espíritu.

Así que para generar cualquier poder o atributo que deseemos nosotros como personas, debemos contemplarlo como algo que nuestro espíritu ya posee en el momento presente. Sabemos que, por la naturaleza del proceso creativo, somos uno con nuestro espíritu y por esta razón somos uno con todos los atributos del mismo espíritu y por esta razón, nuestra contemplación del poder del espíritu, por ejemplo, a través de la meditación, nos da el mismo atributo que el espíritu está contemplando.

Hay solo un proceso creativo, el cual es el de la auto contemplación del espíritu y la forma de usar este proceso es contemplarnos rodeados de las condiciones que deseamos producir en nuestra vida. Esto no significa que debemos esforzarnos para crear estas condiciones y hacer que el poder funcione. Lo que tenemos que hacer es enfocarnos en la idea de un poder infinito dentro de nosotros que está produciendo las condiciones que correspondan a nuestra imagen mental, a nuestra auto contemplación y ya que este es el poder creador del universo, entonces procedemos confiando que este poder formará las mismas condiciones de nuestra imagen mental, produciendo el estado de conciencia que deseamos.

En este proceso creativo, no hay esfuerzo, hay solo iniciativa y elección de parte de la persona. Selección al decidir que quieres y tomar iniciativa al dirigir tu pensamiento hacia aquello que deseas, estos son los únicos requisitos del poder creativo, nunca el esfuerzo.

Este es el mismo proceso de creación en el universo, solo replicado en forma miniatura para el mundo de una persona en particular, así que debemos siempre recordar que este proceso creativo se basa en los principios fundamentales de la mente universal.

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0