Supera Los Obstáculos Que Te Impiden Perdonar

Supera Los Obstáculos Que Te Impiden Perdonar

Lo último que el ego quiere es que sepamos la verdad, que nuestra experiencia es determinada por nuestros propios pensamientos.

Usa Tu Mente Para Crear Dinero
¿Cómo Crear Un Mundo Externo Placentero?
Nuestros Centros de Energía y El Corazón

Cada vez que leemos el periódico o vemos las noticias en la televisión, nos enteramos de todas las situaciones negativas del mundo y es fácil sentir o pensar que hay cosas que simplemente no se pueden perdonar. También es posible que nos sintamos de la misma forma de cosas que nosotros hemos hecho en nuestro pasado.

Pero hay un mensaje muy importante que aprender, el cual es, que solo a través del perdón podemos detener el ciclo de destrucción y sufrimiento en el planeta.

Cambiando Nuestras Creencias

Si queremos aprender el valor del perdón, debemos primero cambiar nuestras creencias.

Debemos empezar a eliminar la creencia del ego de que debemos encontrar a alguien a quien culpar cada vez que algo sale mal.

Una de las formas que podemos lograr esto es cambiando los pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos; quienes y que somos.

El ego se identifica solamente con el cuerpo físico, en vez de ver la realidad, de ver a todos como un ser espiritual que está en este plano por un periodo de tiempo en un cuerpo físico. Si podemos adoptar esta creencia y empezar a ver a las personas como un espíritu en vez de solamente lo que aparentan ser físicamente, perdonar se vuelve mucho más fácil.

La felicidad y la paz interna llegan cuando dejamos de buscar a quien culpar, a quien castigar o de quien vengarnos. Solamente el perdón nos dará lo que buscamos.

El Cambio Ocurre Cuando Superamos Un Obstáculo A La Vez

El primer obstáculo que debemos superar es nuestra propia resistencia a cambiar nuestras creencias. Quizás el obstáculo más grande para poder perdonar es tener un sistema de creencias que se basa en el miedo. Pero este obstáculo comienza a desaparecer cuando estamos dispuestos a ver a las personas como alguien que tiene amor o alguien que tiene miedo y esto significa dejar de interpretar el comportamiento de la gente para determinar si son inocentes o culpables.

Nuestra mente es como el proyector de una película y nuestras memorias se vuelven la imagen que proyectamos a la pantalla y esta pantalla es, por lo general, la persona con la que estemos hablando o interactuando en el momento. Si la película que estamos proyectando es una de culpa o miedo, entonces proyectamos esas percepciones hacia esa persona en ese momento.

El ego es capaz de usar esas proyecciones para su propia conveniencia. Nos tratara de convencer que de lo que estamos proyectando es verdadero y real. El resultado de esto es que nuestro ego nos convence que todos los pensamientos y las emociones incomodas que sentimos son causadas por otras personas o situaciones en el mundo externo. Lo último que el ego quiere es que sepamos la verdad, que nuestra experiencia es determinada por nuestros propios pensamientos.

Cuando tomamos responsabilidad por nuestras proyecciones mentales, es cuando podemos tomar la elección entre el sistema de creencia del ego y el sistema de creencias que se basa en amor incondicional.

Para preparar nuestro corazón y mente para perdonar, debemos superar el obstáculo de creer que el pasado se va a repetir en el futuro.

Cuando nos sentimos atacados, el miedo hace que nos pongamos a la defensiva. Nuestro ego nos dice que no debemos confiar en nadie y que debemos tener la expectativa de que vamos a ser atacados. Una parte de nosotros vive en el pasado, asegurando que el pasado se va a repetir.

Esta creencia es producida por el ego, el cual ama enfocarse en pensamientos de miedo, juicio y culpa.

Los síntomas del sufrimiento y del miedo toman diferentes formas. Los pensamientos y las emociones que mantenemos en nuestra mente frecuentemente se vuelen síntomas físicos o emocionales como ansiedad, depresión, pobre autoestima, dolores de cabeza y espalda y un sistema inmunológico débil, lo cual hace que todo el tiempo estemos enfermos.

Es tiempo de dejar de atacar tu propio cuerpo con pensamientos negativos.

Recuerda que nuestros pensamientos y creencias determinan nuestra experiencia.

El propósito del perdón es liberarnos del pasado. En vez de ponernos en una situación de peligro, nuestro perdón nos da permiso de vivir en el presente, en paz.

Libro recomendado- Forgiveness- The Greatest Healer Of All

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0