¿Cómo Te Puedes Liberar De Tus Pensamientos?

¿Cómo Te Puedes Liberar De Tus Pensamientos?

El criterio con el cual podemos medir que tan exitosos estamos siendo en nuestros días es el grado de paz que sintamos en nuestro interior.

Tu Percepción Crea Tu Realidad
Tu Eres Dios
Los Ingredientes Secretos De La Música

¿Que significa observar al pensador?

Cuando alguien va al doctor y dice “escucho una voz en mi cabeza”, es muy probable que esa persona sea enviada al psiquiatra. Pero el hecho es que, de manera muy similar, casi todos nosotros escuchamos una voz dentro de nuestra cabeza todo el tiempo: esta voz es el proceso de pensamiento y no nos damos cuenta que tenemos el poder de detenerlo.

Esta voz que escuchamos hace comentarios, juzga, compara, se queja, tiene gustos, tiene disgustos, etc. La voz no es necesariamente relevante a la situación en la que nos encontremos en ese momento; puede que este reviviendo una memoria o experiencia pasada o este imaginando posibles situaciones futuras. Cuando piensa en situaciones futuras, es muy común que imagine los peores resultados, lo cual produce una emoción llamada ansiedad.

A veces, esta voz es acompañada por imágenes mentales y aun cuando la voz sea relevante a la situación presente, esta voz va a interpretar esa situación en términos del pasado.

Esto es porque la voz es parte de nuestra mente condicionada, la cual es el resultado de toda nuestra historia pasada al igual que las acreencias y actitudes que hemos heredado.

Entonces vemos y juzgamos el presente a través de los ojos del pasado y eso hace que nuestro presente se distorsione. Es común que la voz se vuelva nuestro peor enemigo ya que nos puede atacar constantemente, haciendo que absorbe nuestra energía. Esta es una de las causas principales de la miseria, depresión y la enfermedad.

Las buenas noticias es que puedes liberarte de tu propia mente y de tus pensamientos. Puedes tomar el primer paso ahora mismo. Empieza a escuchar esa voz en tu cabeza lo más seguido que puedas. Pon atención a esos pensamientos que se repiten y de esta manera, empiezas a observar tus pensamientos, te empiezas a separar de ellos y empiezas a ser la presencia que observa tu mente.

Cuando escuches esa voz, escúchala imparcialmente. Ósea que no la juzgues. No juzgues lo que sea que escuches ya que si lo haces, significa que sigues identificándote con esas voz. Muy pronto, te darás cuenta que hay una voz y que la estas escuchando conscientemente.

Esta es una realización del poder de “yo soy”, el cual es volverte consciente de tu propia presencia y esto no es el resultado de un pensamiento. Es algo que surge más allá de tu mente.

Así que cuando escuchas un pensamiento, no solo estas consciente del pensamiento sino de ti mismo siendo el testigo del pensamiento.

Aquí es cuando empezamos a desarrollar una nueva dimensión de conciencia. Cuando empezamos a escuchar nuestros pensamientos, podemos sentir una presencia consciente.

El pensamiento empieza a perder el poder que nos controla y poco a poco desaparece, ya que ya no tiene la energía para hacer que nuestra mente se identifique con él. Este es el primer paso para acabar con el pensamiento compulsivo.

Cuando un pensamiento negativo aparezca, tendrás la opción de descontinuar el rio de pensamientos que ocurren en tu mente, un cierto vacío entre pensamientos. Al principio este vacío puede ser muy corto, un segundo o dos talvez, pero gradualmente, con la práctica, se volverán más largos. Cuando estos vacíos ocurren, puedes sentir una paz dentro de ti. Este es el inicio de realmente estar con tu propio ser.

Este estado no es como un estado de trance ya que seguimos estando conscientes. En este estado de conexión interior, te sientes más alerta y más despierto, pero más en paz. Estas totalmente presente y también puedes incrementar tu frecuencia energética, la cual le da vida a tu cuerpo físico.

En este estado de conciencia, puedes sentir tu presencia con tanta intensidad que solo puedes pensar en felicidad y todas las demás emociones, tu cuerpo físico y el mundo externo se vuelven insignificantes.

Si observar tus pensamientos se vuelve complicado, también puedes simplemente dirigir tu enfoque al ahora. Simplemente vuélvete intensamente consciente del momento presente. De esta forma, le quitas tu conciencia a la actividad de la mente y creas este vacío, en donde estas completamente alerta y presente pero no estás pensando.

En tu vida diaria, puedes practicar esto al darle tu máxima atención a todas tus actividades rutinarias. Por ejemplo, cada vez que camines o subas las escaleras de tu casa, pon atención a cada paso, cada movimiento y a tu respiración. Cuando te laves las manos, pon atención a todas las percepciones asociadas con la actividad; el sonido del agua, el movimiento de tus manos, el aroma del jabón, etc.

El criterio con el cual podemos medir que tan exitosos estamos siendo en nuestros días es el grado de paz que sintamos en nuestro interior.

Así que el paso más importante en este viaje es aprender a des identificarnos de nuestra propia mente. Cada vez que puedas entrar a este vacío entre tus pensamientos, haces que la luz de tu conciencia se vuelva más fuerte.

Libro Recomendado: The Power of Now

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0