Hay Una Oportunidad En Cada Obstáculo

Hay Una Oportunidad En Cada Obstáculo

En el momento en que empezamos a predecir qué camino tomar para llegar a nuestro objetivo, empezamos a ver que nuestra fe será retada a cada instante. Pero cuando aprendemos a confiar completamente en la mente subconsciente, empezamos a ver todos los retrasos y todos los obstáculos como una oportunidad para volvernos más listos para recibir aquello que nos está esperando cuando lleguemos a nuestro destino.

¿Que Señal Estás Enviando?
Si Tu Deseo No Se Ha Manifestado, Es Por Esta Razón
Tu Actitud Determina Tu Fortuna

Cuando ya has visualizado algún objetivo y su logro en el plano mental, nadas te puede detener de hacerlo realidad más que la creación de la idea del fracaso en este mismo plano mental.

Puede ser que te encuentres con obstáculos, con circunstancias que parezcan que te están previniendo llegar a tu destino, pero la realidad es que estos no son obstáculos, son pasos que te llevan hacia adelante. De hecho, son los únicos pasos que puedes tomar para llegar a tu destino.

Ya que no sabemos más que nuestra mente subconsciente, nunca podemos predecir como llegaremos a ese destino.

En nuestro conocimiento limitado de cosas y circunstancia, puede ser que decidas que para llegar un cierto destino, es necesario hacer cierta actividad en cierto lugar, cuando la realidad es que al hacer esa actividad, puedes causar un desastre.

Cuando este paso te frustra, empiezas a visualizar el fracaso de tus planes y empiezas a perder tu fe en Dios y en la mente subconsciente.

Solo hay una forma de hacer que las leyes universales y especialmente esta ley de la creación funcione a nuestro favor y esto es, nunca tratar de predecir el “cómo”.

En el momento en que empezamos a predecir qué camino tomar para llegar a nuestro objetivo, empezamos a ver que nuestra fe será retada a cada instante. Pero cuando aprendemos a confiar completamente en la mente subconsciente, empezamos a ver todos los retrasos y todos los obstáculos como una oportunidad para volvernos más listos para recibir aquello que nos está esperando cuando lleguemos a nuestro destino.

Tenemos que dejar ir esa creencia de que tenemos una responsabilidad personal y más bien, debemos darle nuestros objetivos a nuestra mente subconsciente.

Nunca intentes predecir cómo va a trabajar esta mente. Acepta las tareas que le das con una fe completa de que esta mente te dará el camino perfecto para llegar a tu destino.

El fracaso no puede hacerte daño si te rehúsas a aceptarlo como algo real. Solamente lo que aceptas en tu vida se hace realidad.

Libro recomendado: Three Magic Words

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0